Comunicado de Prensa No.055 de 2009

Comunicado de Prensa No. 055 de 2009

ELIMINAR LA SUPLANTACIÓN DE VOTANTES, PRINCIPAL VENTAJA DE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS QUE SE USARÁN EN LAS ELECCIONES DE 2010

Estas tecnologías se enmarcan en la Ley 892 de 2004 o Ley de Voto Electrónico

- Los desarrollos técnicos incluyen las etapas de inscripción de cédulas, día de elecciones y escrutinios.

- La entidad solicitó al Gobierno Nacional $120.000 millones para la implementación de estas tecnologías en las elecciones del próximo año, en 2.200 puestos de votación ubicados en los 151 municipios zonificados del país.


Bogotá, lunes 30 de marzo de 2009 – Nuevos desarrollos tecnológicos que permiten la identificación de sufragantes en el puesto de votación y la realización de escrutinios electrónicos de mesa, fueron las novedades presentadas hoy por la Registraduría Nacional del Estado Civil, en el marco de los preparativos de las elecciones de 2010.

 

La entidad ya solicitó al Gobierno Nacional recursos por $120.000 millones para la implementación de estas tecnologías en las elecciones de 2010 en 2.200 puestos de votación ubicados en 151 municipios zonificados. De estos recursos un total de $100.000 millones se destinarían para el proceso de identificación de sufragantes y $20.000 para el escrutinio electrónico de mesa. Adicionalmente, se solicitaron $42.000 millones para incorporar el componente de identificación de ciudadanos en el proceso de inscripción de cédulas, previsto para los meses de julio y agosto del presente año.

 

La Registraduría Nacional ya ha realizado pruebas piloto en tres elecciones atípicas desarrolladas este año, con la intención de determinar tanto problemas y errores de procedimiento especialmente logísticos y de administración del sistema, como de manipulación de votos, de suplantación de identidad y de alteración de resultados.

 

La primera prueba se adelantó el 22 de febrero de 2009 en las elecciones de alcalde de Belén de Los Andaquíes – Caquetá. Allí se implementó la primera fase del voto electrónico, consistente en determinar la plena identidad de los ciudadanos electores, para lo cual se desarrollo un visor de imágenes que permitía la individualización de los ciudadanos que poseían las cédulas blancas plastificadas y cafés laminadas y un dispositivo de autenticación de huella mediante lector óptico para lograr la plena identidad de los ciudadanos con cédulas amarillas con hologramas.

 

Posteriormente, con ocasión de los comicios llevados a cabo el 15 de marzo de 2009 en el municipio de Ragonvalia - Norte de Santander, para la elección de Alcalde, se implementó la segunda etapa de la primera fase del voto electrónico, prueba que se repitió en los comicios celebrados ayer 29 de agosto en San Agustín, Huila. En estas elecciones, además de determinar la plena identidad de lo electores, se incluyó el control de acceso a los puestos de votación de los ciudadanos electores.

 

Para la ejecución de ésta, se desarrolló un software que permitía efectuar la individualización y control de acceso al puesto de votación de los ciudadanos que se acercaran a sufragar sin importar el tipo de cédula que tuviera (cédula blanca laminada, cédula café plastificada o amarilla de hologramas).

 

Si el sistema no logra un margen óptimo al momento de efectuar el cotejo, éste permite hacerlo de manera visual, es decir, se captura la imagen de la impresión dactilar del ciudadano y se muestra en pantalla con la foto del ciudadano y la huella almacenada en la base de datos, proceso que toma un promedio de 15 segundos por ciudadano.

 

De esta forma, por biometría (cotejo dactilar) es posible establecer la plena identidad del elector, lo cual evita la suplantación de ciudadanos, ya que al momento de efectuar los cotejos se puede establecer si la cédula de ciudadanía presentada no corresponde al titular de la misma.

 

Finalmente, hoy 30 de marzo de 2009 se realizó un simulacro con 400 funcionarios de la Registraduría Nacional del Estado, jornada en la cual se probó la tercera fase del voto electrónico, en la cual además de determinarse la plena identidad de los electores, se implementó un proceso de escrutinio electrónico de mesa. Para ello se utilizó un sistema que funciona con un lector biométrico de huella digital, el cual captura la imagen de las impresiones dactilares de los ciudadanos que se acerquen al puesto de votación, para cotejarla de manera automática contra la imagen de cada ciudadano suministrada por la Dirección Nacional de Identificación y almacenada en un computador común, el cual funciona como servidor.

 

Adicionalmente, durante este simulacro se utilizó un sistema de máquinas electorales electrónicas para lo cual el elector debió marcar en una papeleta con lápiz oscuro la opción de su preferencia y hacer entrega de la misma al jurado de votación. Al finalizar la jornada, se introduce la papeleta dentro de la máquina, la cual después de un escaneo óptico, registra como voto la marca más oscura dentro de un área determinada.

 

El proceso completo de identificación de sufragantes en el puesto de votación y utilización de escrutinio electrónico de mesa se probará en las elecciones de alcalde de Charalá, programadas para el próximo 26 de abril.

 

Recursos para el voto electrónico

La Corte Constitucional en la sentencia C-307 de 2004, al hacer la revisión previa de constitucionalidad de la Ley Estatutaria 892 de 2004, conocida como Ley de Voto Electrónico, señaló que “…la implementación del nuevo mecanismo y la puesta en marcha de los planes piloto sólo puede hacerse mediante gasto público, en la magnitud que finalmente determinen las autoridades competentes…”. De esta forma los planes piloto y la implementación del voto electrónico establecidos en la Ley 892 de 2004, quedaron supeditados a los recursos que el Gobierno Nacional destine para dicho fin.

 

Para la vigencia 2007 el Ministerio de Hacienda y Crédito Público asignó para planes piloto la suma de $392 millones. A comienzos de la vigencia 2008 la Registraduria estructuró el proyecto denominado “Implementación de Nuevas Tecnologías al Proceso Electoral Colombiano”, con el objeto de llevar a cabo pruebas piloto e implementación del voto electrónico. La cobertura inicial era la ciudad de Bogotá D.C y el valor ascendía a $218.717 millones. Sin embargo, el proyecto se presentó y debatió en el Ministerio de Hacienda y Crédito Público y el Departamento Nacional de Planeación, pero no obtuvo viabilidad presupuestal.

 

En conclusión, la Registraduría Nacional del Estado Civil ha hecho y seguirá haciendo pruebas como las presentadas hoy para implementar el voto electrónico, pero su estructuración y puesta en marcha depende de los recursos económicos que el Gobierno Nacional destine para un proyecto de tal naturaleza.


Si aún no recibe la información de la Registraduría Nacional del Estado Civil en su correo electrónico, suscríbase aquí

Si no desea volver a recibir información de la Registraduría Nacional del Estado Civil haga clíc aquí


Compartir publicación: