El Ruido: contaminante sigiloso


Por: Oscar Eduardo Munar Flórez
Administrador de Empresas y Gestor Ambiental
Dirección de Gestión Electoral
Email: oemunar@registraduria.gov.co
Blog: vigilanteambientalbogota.blogspot.com

Todos los días estamos expuestos a diferentes factores que afectan el entorno laboral: cambios climáticos, poca concentración, problemas familiares, etc. Sin embargo hay que tener en cuenta que existe otro factor latente que puede ser peligroso y que con frecuencia afecta los puestos de trabajo: el ruido.

Aunque rara vez se presenta pérdida auditiva, se presentan casos que a ciertos niveles de decibeles producen daños como: alteraciones fisiológicas, distracciones, interferencia en la comunicación y alteraciones psicológicas.

En la mayoría de entidades hay despachos u oficinas en las que en un mismo espacio se habilitan varios puestos de trabajo o son recintos compartidos, que por lo general producen con frecuencia ruido. Las impresoras, los teléfonos, fotocopiadoras, ventiladores de los equipos de computo, fax y las voces de los mismos funcionarios son generadores de ruido de alto impacto. Adicional a estos, también se suman a los espacios laborales fuentes de ruido exteriores como el sonido de los carros, obras públicas, el tráfico aéreo, protestas, espectáculos, etc.

Muchos de estos factores no son tenidos en cuenta para el desempeño laboral de los funcionarios y aunque no lo crean, pueden ocasionar retrasos en las actividades, problemas de salud y hasta enfermedades profesionales.

Recomendaciones para evitar altos niveles de ruido en el sitio de trabajo

Existen varias medidas que los empleadores y empleados pueden adoptar para reducir los altos niveles de ruido en el lugar de trabajo:

1. Buscar instalaciones adecuadas que no se encuentren en lugares que puedan generar algún tipo de distorsión. 2. Si es un espacio en donde se pueden adecuar varios puestos de trabajo, procurar utilizar materiales adecuados especiales para absorber el sonido.

3. Los equipos de cómputo ya vienen con un sistema que no genera ruidos molestos. Sin embrago, aún existen equipos de computo, fotocopiadoras o impresoras que producen alto nivel de ruido. Con base en lo anterior, es muy importante detectar en que parte del equipo se origina el problema y así mismo utilizar carcasas que estén recubiertas de materiales absorbentes. Otra opción para reducir el impacto, es ubicar dichos elementos, en lugares aislados en los que genere el mínimo de molestia para los empleados.

4. Las conversaciones en oficinas son muy importantes, y más si son de temas laborales, sin embargo existen algunas conversaciones que generan molestias a otras personas por el nivel de volumen que se usa o porque el lugar donde se está trabajando es un espacio reducido.

Para esto es muy importante detectar la falla y corregirla: bajar la voz, utilizar espacios de esparcimiento como cafeterías o realizar conversaciones en una sala de conferencias (utilizadas exclusivamente para reuniones laborales) pueden ser alternativas posibles de adoptar.

Todo esto debemos tenerlo en cuenta, para lograr una armonía laboral, generar eficiencia y eficacia en los procesos, y garantizar así la organización y transparencia en el trabajo que se realiza a diario.


Compartir publicación: